viernes, 26 de noviembre de 2010

"JOSUE EL CAUDILLO CONQUISTADOR, Y LA IGLESIA DE CRISTO"




                                     BASE BÍBLICA:

Hebreos 11:30…”…Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días.
                                        INTRODUCCIÓN:

       Josué fue el sucesor de Moisés, El fue a quien Dios le dio la autoridad de entrar a “La Tierra Prometida” con todo el pueblo de Israel y tomar posesión de ella. 
Era una tierra habitada por pueblos paganos y la conquista fue hecha por medio de la guerra.!!!

   Fue una época de “conquistas”, de “guerras”, de tomar posesiones materiales que Dios en su soberanía les quiso dar.

En la historia de Israel Josué es considerado como un gran hombre de Dios,  a quien Dios le dio promesas de grandes victorias, pero, fueron promesas hechas solamente para El.

   Es decir que debemos analizar reflexivamente las promesas que Dios les dio a Josué, y a Israel para que hagamos una correcta interpretación de la historia bíblica.

Luego para aplicar esa enseñanza a nosotros como iglesia de Cristo quienes vivimos miles de años después, y en otras culturas!!!

¿Qué tienen que ver las promesas que Dios le dio a Josué con nosotros hoy?

¿Las mismas promesas que Dios le dio a Josué son para nosotros?

¿Es legítimo para la iglesia de Cristo y para el ministerio reclamar las bendiciones que Dios le dio a Josué?

 Nos asombran las señales y prodigios de Dios en la vida de Josué, las maneras sobrenaturales que Dios manifestó bendiciendo, protegiendo, y dando grandes victorias a Israel por medio de Josué.

   Por esa razón muchos creyentes en las congregaciones, muchos ministros tratan de imitar a Josué en la práctica de su vida cristiana, y especialmente en sus ministerios, apropiándose “por fe” de las mismas promesas que Dios le dio a Josué.

   Con el propósito de tener los mismos resultados, una vida de victoria constante, éxitos, conquistas y todo bendición espiritual y material. . .

   Uno de los problemas más serios en esto es que se sobre enfatiza la conquista de “bienes materiales” y se lucha constantemente para conseguirlos.

Poniendo su corazón en este mundo, perdiendo el objetivo de la verdadera iglesia de Cristo quien está llamada a buscar las “cosas de arriba” donde esta Cristo a la diestra del Padre.

   Consideremos algunas promesas de Dios a Josué.
                                           # 1:
Josué 1:3…”… Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.

                                          # 2:
Josué 1:5…”…Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.

              Veamos algunos de los prodigios:
                                             # 1:
Josué 3:17…”…Mas los sacerdotes que llevaban el arca del pacto de Jehová, estuvieron en seco, firmes en medio del Jordán, hasta que todo el pueblo hubo acabado de pasar el Jordán; y todo Israel pasó en seco.

                                             # 2:                          
                                     “La toma de Jaricó

 Ahora,  Jericó estaba cerrada,  bien cerrada,  a causa de los hijos de Israel;  nadie entraba ni salía.

2  Mas Jehová dijo a Josué: Mira,  yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey,  con sus varones de guerra.

3…”…Rodearéis,  pues,  la ciudad todos los hombres de guerra,  yendo alrededor de la ciudad una vez;  y esto haréis durante seis días.
4  Y siete sacerdotes llevarán siete bocinas de cuernos de carnero delante del arca;  y al séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad,  y los sacerdotes tocarán las bocinas.
5  Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero,  así que oigáis el sonido de la bocina,  todo el pueblo gritará a gran voz,  y el muro de la ciudad caerá;  entonces subirá el pueblo,  cada uno derecho hacia adelante.

   ¿Esa forma  es un modelo de conquistas para la iglesia?

¿Es correcto tomar esas indicaciones para hacer guerra espiritual?

¿En la alabanza hay poder de guerra que conquista?

O, Dios fue quien dijo: “Yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey,  con sus varones de guerra”

   No fueron el # de vueltas, no fueron los gritos, no fueron las alabanzas, no fue el sonido del Shopar, Fue Dios mismo quien derrumbo los muros, y les entrego a sus enemigos y lo que tenían.

He escuchado a hermanos sinceros, quienes están sinceramente equivocados decir: “Yo he tomado” estas promesas.

¡!Las tomo cada día para mi vida, y todo lo que pisen mis pies es para mí!!.

¡! Me declaro en victoria, nadie me puede hacer frente en todos los días de mi vida!!

Esto lo hacen como diciéndonos: “Somos ministros de FE”

¡! Creemos en el poder de Dios!!

¡!Aprópiese usted también de estas promesas!!

¿Son promesas legítimas para cualquier cristiano hoy?

O, fueron solamente estas promesas para Josué.

Definitivamente esas promesas fueron única y exclusivamente dadas a Josué.

 Y al tomarlas hoy como creyentes, o como ministros no será una prueba de que somos gente de fe, sino un error garrafal de interpretación bíblica, una evidencia de anemia doctrinal.

A esa corriente de interpretación bíblica se le llama:

Sustitución de personaje bíblico, o Doctrina de el Reemplazo.

Quitando al personaje bíblico y poniéndose la persona en ese lugar.

Así algunos toman pasajes bíblicos especialmente del Antiguo Testamento y quitan al personaje bíblico para ponerse ellos.

                Veamos un ejemplo bíblico el caso de Abram.

Génesis 12:1-3.             “Dios llama a Abram”

  Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.

(1)  Haré de ti una nación grande.
 (2)  Te bendeciré.
 (3) Engrandeceré tu nombre, y serás bendición.
(4)  Bendeciré a los que te bendijeren.
(5) Los que te maldijeren maldeciré,
 (6) Serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

Cualquier ministro que se atreva a tomar estos textos y los aplique a su vida, diciendo: 
Dios me ha dado estas promesas, mi ministerio bendecirá a todas las familias de la tierra.

Dios me va a engrandecer, Dios maldecirá a quienes me maldigan!!!

Cualquiera que haga tal cosa es un HEREJE, APOSTATA, IGNORANTE de las escrituras. . .

En la actualidad existen ministerios, e iglesias que lamentablemente ha incurrido en estos errores de interpretación bíblica.

Y se apoderan según ellos “por fe” de las promesas que Dios les dio a Los Patriarcas”.

Hasta hoy día no he escuchado, menos conocido a nadie que haya hecho cosas mayores que las que hizo Cristo.

Cristo dijo en: Mateo 10:24…”…El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor.
25  Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa?.

Hay un falso Evangelio esparcido de conquista, prosperidad, promesas!!!

Y el verdadero evangelio de Cristo está olvidado:

                      RECORDEMOS algo de lo que Cristo enseño:

Marcos 8:34…”…Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

35  Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.

Juan 13:13…”…Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy.
14  Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.

15  Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.
Juan 14:15,,,”…Si me amáis, guardad mis mandamientos.

Juan 14:24…”…El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

Juan 15:18…”…Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.
19  Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

Juan 16:32…”…He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.

Juan 16:33…”…Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Es posible que estos textos nunca los escuches en tu congregación, ni son parte del mensaje de los pastores de hoy.

Alguien puede decir: Son muy negativos, son muy pesimistas.

Cristo no engaño a nadie este es su verdadero evangelio.

                                           Nos habla de: 

Un costo al seguirle. (Negarte a ti mismo, a tus deseos)

Nos puso el ejemplo de humildad, al lavar los pies a sus discípulos.

Si tú dices amarle. Debes guardar sus mandamientos.

Como hijo de el vas a ser Aborrecido por el mundo.

En este mundo sufrirás Aflicción.

Juan 16:1…”…Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo.
2  Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios.

Esta es la VERDAD, de la vida de un fiel creyente y un fiel ministro.

La historia está llena de MARTIRES…

Dieron su vida cuando fue necesario para seguir a Cristo hasta el fin!!!

El verdadero creyente es aquel que conquista sus pasiones en la oración, en consagración.
Y se dedica a vivir por amor sirviéndoles a Dios y a su iglesia. A pesar de que no hay recursos económicos. El ministerio es SACRIFICIAL.

Uno que está bien ubicado sabiendo que es Siervo, no Amo. Y que un día vamos a dar cuentas de nuestra mayordomía a Dios mismo. . .

Mateo 25:21…”…Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

Mateo 25:26…”…Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.
Mateo 25:30…”…Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Dios les siga bendiciendo. Atte. Pastor; Juan Navarro 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios, los tendré en cuenta. Dios te bendiga.